1 may. 2014

Valborg: la noche del fuego


El 30 de abril (sista april) es un día especial en el calendario sueco y en otros muchos países del centro y norte de Europa. En español podría traducirse con la noche de Walpurgis o de las brujas. Y otra vez, ante una tradición sueca, nos encontramos con leyendas europeas mezcladas con el folclore sueco. Por un lado tenemos a una antigua santa del año 700 que se llamaba Valborg (o Walburga) y que, simplificando la historia al máximo, fue canonizada un 1 de mayo; por otro, la costumbre de origen alemán de encender un fuego para ahuyentar a las brujas y a los malos espíritus y que Suecia acogió allá por la Edad Media; y por último, la tradición vikinga de dar la bienvenida a la primavera. Si ponemos todos estos elementos en una coctelera, tenemos el Valborgsmässoafton, la noche de Walpurgis. 

Hoy en día es sobre todo, la noche en que se celebra la próxima transición de la primavera al verano. Se organizan grandes hogueras y la gente canta canciones especiales alrededor del fuego. En Sundsvall, el municipio lo organiza en Norra Berget -la montaña norte-, con actividades, coros y fuegos artificiales; pero se puede disfrutar de otras hogueras en distintos lugares. Nosotros fuimos a una cerca de casa, donde un equipo de fútbol femenino había organizado rifas, tentempiés y algún que otro juego para los niños.

En Suecia, la hoguera más grande y conocida es la que se celebra en Skansen, en Estocolmo. Pero también esta noche es aprovechada por los jóvenes universitarios para hacen grandes fiestas en ciudades como Uppsala o Lund. Muy parecidas a las fiestas de la primavera que organizamos en España, aunque con con la particularidad de que los jóvenes llevan sus gorros de graduados y cantan canciones especiales. Además, es también el cumpleaños del rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, así que las banderas ondean en todo el país. Por todas estas razones el 30 de abril es un día especial aquí.



Así que le dimos oficialmente la bienvenida a la primavera y ella, caprichosa, apenas se encendió la hoguera, nos respondió con lluvia o...¡más bien aguanieve! Eso sí, el mejor fuego de la noche fue el que vino después, en la estupenda barbacoa que compartimos con amigos ;D. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada