19 abr. 2014

La Pascua en Suecia



-¿Qué hacéis aquí en Semana Santa?
- Umm... comemos "godis".

Esta es la respuesta espontánea que puede darte un sueco. Así, tal cual: "Comemos chucherías" y claro viniendo de España se te queda la cara traspuesta y piensas: ¿eso es todo? Pero con lo que les gustan a los suecos las tradiciones eso no podía ser todo.

Es cierto que lo de los godis es la tradición número uno. Se toman muy en serio eso de recuperarse de la Cuaresma y es la época del año en la que se consume más chucherías y eso que aquí le dan muy fuerte durante todo el año. Para que nos hagamos una idea, según los periódicos, hablamos de unas 6.000 toneladas solo en estos días de Pascua. ¿A qué ahora tiene más sentido la respuesta de los suecos? Pero no solo de godis vive el hombre, también se consume muchísimos huevos. Tradicionalmente son un símbolo de fertilidad y resurrección, vinculado a la escasez de huevos durante el invierno y a su prohibición durante la Cuaresma. Por eso, desde hace siglos, no faltan en la mesa de Pascua (påskbordet), junto con el arenque (sill), el jamón (skinka), el salmón (lax) o el cordero (lamm). 

Están presente también la decoración de las casas. Los más pequeños suelen pintarlos de colores, se cuelgan de ramas (påskris), junto con pequeñas plumas de colores como las que se ven en las imágenes; y también están los huevos de Pascua (påskägg) que guardan las chucherías de los más pequeños. Estos días las casas también se llenan de flores: tulipanes (tulpaner) y lirios de Pascua (påskliljor).



Suecia es un país cuya religión mayoritaria es la luterana por lo que en estos días se recuerda la muerte de Jesús y se celebra su resurrección como en España. Sin embargo, aparte de las evidentes diferencias con el catolicismo, también mantiene en estos días algunas tradiciones paganas vinculadas al folclore a través de las påskkärringar. Las llamadas "brujas de Pascua", que allá por el siglo XVII volaban cada Jueves Santo (skärtorsdagen) a Blåkulla para reunirse con el Diablo y celebrar sus aquelarres. Algunos vinculan esta historia a la quema de brujas que hubo durante ese mismo periodo en Suecia (y en buena parte de Europa) y que acabo derivando en esta leyenda. 

Lo cierto es que es una costumbre popular entre los niños, que se disfrazan de påskkärringar: pañuelos en la cabeza, delantales, caras pintadas y, por supuesto, no puede faltar la escoba, a la que se le han añadido dos símbolos: el gato negro y una cafetera. Recorren las calles y piden godis deseando una feliz Pascua. 

Yo no he tenido ocasión de encontrarme con ninguna "bruja" pero sí que se han paseado por la ciudad. Aquí dejo una foto que ha publicado el periódico local de Sundsvall.






2 comentarios:

  1. Yo todavía no entiendo que tienen que ver las plumas con todo esto jajaja vivan los godis :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo al final hago una asociación mental de "huevos, pollitos y plumas" y bueno... puede funcionar. Pero lo que me tiene más desconcertada es el tema de las brujas... no puedo evitar que me recuerde a un Halloween en la fecha equivocada ;P.

      Eliminar