15 feb. 2015

Cómo decir "sí" como un verdadero sueco del norte


No pude evitar reírme cuando por casualidad, leyendo un blog americano que nada tiene que ver con Suecia, me encontré con este vídeo. Resulta que en esta zona del norte de Suecia (Norrland) tienen una forma muy particular de decir "sí". En vez de decir "ja" lo que hacen es inspirar aire con la boca poniendo los labios como si fuéramos a dar un beso. Así que no se trata de una palabra, sino de un sonido que suena como  /schvuu/ pero mejor ver el vídeo para entenderlo ;). 



Aunque en Sundsvall no es tan habitual como en otras ciudades de más al norte, sí que nos hemos encontrado alguna que otra vez con esta forma tan especial de asentir. La primera fue durante nuestros días aquí, en una reunión para recabar información sobre la creación de empresas en Suecia. La persona que nos informaba sobre el tema, resoplaba de vez en cuando de esta manera y recuerdo que cuando salimos de la reunión lo comentamos. "¿Te has fijado en lo que hacía la chica? ¿Estaría resfriada?¿será asmática?".... Pues no, ella solo estaba afirmando, asintiendo mientras nosotros le estábamos contando nuestra historia. En fin, una anécdota curiosa para conocer un poco más esta parte de Suecia.

3 feb. 2015

Fröknäcke: días de nieve en la cocina



La culpa la tiene la nieve. Es la única explicación que le encuentro a que yo me haya pasado buena parte del fin de semana en la cocina. Porque mi relación con la cocina es de amor-odio. Amor porque me encanta disfrutar de una buena comida y de odio porque precisamente solo la disfruto cuando me la ponen por delante ;P. La cocina y yo no nos llevamos bien, me estresa y me quita el apetito hacer de comer, así que solo cocino por pura supervivencia. Pero el caso es que aquí ha estado nevando todo el fin de semana, una nieve continua con copos que se agitan al compás de un viento fuerte y desagradable. La típica nevada que se disfruta más a través del cristal de una ventana, arropada con una manta y con una taza de té caliente entre las manos. Si a eso le sumamos que llevo una semana arrastrando un catarro que ya me tiene aburrida pues tenemos un fin de semana casero, muy casero.  

Así que he estado poniendo al día mis deberes de sueco - ahora estudio un curso a distancia en el Komvux que es de lo más aburrido-, reenganchándome a series que hace siglos que dejé abandonadas como Downton Abbey -ya se me había olvidado cuánto me gustaba esta serie-, y cocinando. Que si una paella, ahora voy a hacer un bizcocho... y después recuperé una receta sueca que es motivo de que vuelva a pasarme por el blog: fröknäcke

Pero mejor empiezo explicando qué es el knäckebröd. Se trata de una especie de rebanada de pan duro aplanado que es absolutamente imprescindible en la mesa sueca, A mi recuerda un poco a la regañá española. Puede ser para acompañar la comida, solo un poco de mantequilla por encima, o para prepararse un tentempié con queso, fiambres, etc. Hay una variedad increíble y cuando vas al supermercado hay estanterías llenas de distintos tipos y marcas. Pero también se puede hacer en casa, así que ayer me animé a recuperar una receta que llevaba en el cajón pues... así sin exagerar diría que alrededor de un año. Esta versión se hace con pipas de calabaza y girasol, semillas de lino y de sésamo. La probé en casa de Petra durante una de nuestras clases de español con Suzana (¡sí, nuestras clases dan para mucho!) y desde entonces la tenía en la recámara. Bueno pues el resultado ha sido bueno, es una receta fácil que me recuerda un poco al pan de pipas que venden en el Mercadona :P. Y es también igual de adictivo. 

P.S. La receta está sacada de una página web sueca que se llama Koka ihop, donde los usuarios comparten sus trucos de cocina. Por cierto que aquí son, en general, bastantes cocinillas. Hasta en la escuela tienen una asignatura que se llama Hem och konsumentkunskap, que viene a ser como "Hogar (o casa) y conocimientos del consumo". Y ahí aprenden nociones básicas de cocina, y ves a los críos haciendo galletas de jengibre; recogiendo, limpiando y poniendo a secar setas o hacer refrescos con las frutas del bosque que recogen. ¡Así salen después de apañados!

1 feb. 2015

Relajarse en Sundsvall tiene nombre: Himlabadet



Después de estas semanas desaparecida se me hace extraño volver a escribir pero me he obligado a sentarme delante del ordenador porque sino... cuanto más tiempo pase más pereza dará. Estas últimas semanas se pueden resumir brevemente: vacaciones de Navidad en España y vuelta a Suecia con mucho trabajo y estrés. Por eso, porque las últimas semanas han sido agotadoras, el pasado fin de semana nos regalamos una tarde de relax, que en Sundsvall solo puede tener un nombre: Himlabadet. Así que he pensado que sería una buena excusa para volver por el blog, porque es uno de los sitios típicos para escapar del estrés a la manera sueca. ¡No hay nada que una buena sauna no pueda arreglar!

Himlabadet es una especie de complejo acuático donde se puede disfrutar del agua de distintas maneras. Tiene piscinas interiores para la práctica deportiva o recreativa y una gran piscina exterior con un área recreativa para el verano; un parque de aventuras para los niños; y  -ahora viene la parte que a mi más me interesa-, el Relax. Una zona con distintos tipos de saunas (bastu), piscinas con hidromasajes, un pequeño restaurante, etc.  Vamos... ¡una pasada!

Yo tardé en descubrirlo, llevaba en Sundsvall más de un año la primera que fuimos pero ahora no se me ocurre mejor plan para un "afterwork" un viernes noche. Y eso es justo lo que suele hacerse por aquí de vez en cuando, terminar la semana en el Relax con compañeros de trabajo, amigos o en pareja. Entre nuestros favoritos está la Aufguss-bastu, donde utilizan aceites con distintos aromas sobre las brasas para que después, el chico o la chica encargada reparta el aroma por la sauna con ayuda de una toalla que agita mientras se mueve por la sauna. Y luego está la pequeña piscina exterior con agua caliente, desde donde puedes ver el centro de la ciudad y disfrutar del contraste de temperatura. Si esta experiencia ya es de por sí agradable, lo es más aún cuando hay nieve y corres para meterte dentro de la piscina, con las barandillas semicongeladas y todo nevado a tu alrededor. Por eso también nos hacía especial ilusión ir la semana pasada, fue nuestra primera vez nevada. Solo como nota curiosa: como la cabeza se queda normalmente fuera del agua, el pelo comienza casi a congelarse y cruje cuando lo tocas. Por eso de vez en cuando había que remojarlo con el agua caliente. 


Desgraciadamente no se puede hacer fotos así que pongo una imagen de su web para poder enseñar el interior y una del exterior que hice con el móvil. En fin, que salimos relajados y con la piel de un bebé ;D. Por lo demás,tampoco  hemos hecho nada interesante, hay poco que contar, rutina y trabajo estos días en Sundsvall :S.