18 nov. 2013

Equipándonos para el invierno



Esta semana pasada hemos hecho algunas compras para prepararnos de cara al invierno. Aún no ha llegado la nieve y las temperaturas no son excesivamente frías. Quiero decir que normalmente el termómetro está en positivo, entre tres o cuatro grados, muy lejos aún de los -30 que alcanzaron por aquí el año paso en los momentos más duros del invierno. Pero ya va siendo hora de tener a mano el "kit de supervivencia" básico, no vaya a ser que una mañana nos levantemos y la nieve nos pille desprevenidos. 

El primer paso es la ropa de abrigo, que se va a reducir a un buen abrigo y unas botas para la nieve. El resto es cuestión de vestirse con capas, sobre todo para sobrevivir a las calefacción de los sitios cerrados (gorro, bufanda y guantes incluidos, claro). Después de recorrer todas las tiendas de deporte de la zona ya tenemos las nuestras. Es importante cotillear un poco antes de elegir, por ejemplo, mis botas variaban de precio unas 700 coronas suecas según la tienda. Así que al final me han salido muy bien de precio, ¡estoy deseando estrenarlas!



Y después, el coche. Ya tiene sus ruedas de invierno (vinterdäck) y siguiendo los consejos de la gente que ya ha pasado aquí algunos inviernos hemos completado el kit con: 

-Spolarvätska: líquido para limpiar los cristales que aguanta las bajas temperaturas y no se congela. Importante. Aquí los venden como churros. 
-Lässpray: un pequeño bote con una especie de aceite que se echa en las cerraduras del coche o de la casa. Porque... sí, también se congelan y si intentas abrir la puerta puedes quedarte con la mitad de la llave en la mano. 
-Listskydd Silikon: un spray que se echa alrededor de la puerta del coche, en las gomas, para que no se congele. 
-Nos falta elegir la pala (snöskovel). Y es que cuando el coche esté al aire libre unas horas, si está nevando, es probable que cuando vayas a cogerlo tengas que "palear" un rato para poder sacarlo. Por ejemplo, después de mis clases de sueco, tras cuatro horitas a la intemperie, hará falta "liberarlo". Ah! y una mantita en el maletero siempre viene bien, por lo que pueda pasar ;D. 



La verdad es que esto de ir de compras para equiparnos es divertido porque te encuentras con cosas muy curiosas en las estanterías de las tiendas y ahí te das cuenta de lo diferente que va a ser este invierno en Suecia. Artilugios que no consigues identificar (te quedas con cara de tonta pensando: "¿y esto para qué será?") tienen su función muy clara, solo que a tu cerebro español acostumbrado a lidiar con 40 grados a la sombra le cuesta interpretar la vida a menos 40. Por ejemplo: una máquina con unos largos tubos que parecen aspiradoras... pues son para secar las botas de invierno (lo ves muy claro en la foto de la caja pero no cuando el aparato está expuesto en las estanterías); pequeñas estufas para el interior de los coches; suelas con pequeños pinchos para no patinar en el hielo; cubreasientos para el coche con calefacción incluida; trineos varios... En fin, que tenemos muuuucho que aprender pero ¿quién dijo miedo? ;D.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada