11 sept. 2013

1, 2, 3, 4, 5... ¿qué hago con las vocales que me sobran?


Lo confieso. Cuando el número de vocales supera al de los dedos de una mano el proceso de reconocer y reproducir sonidos se me bloquea. Probablemente, por eso siempre me ha parecido especialmente complicado estudiar francés, soy una negada para la música y ahora no sé muy bien cómo enfrentarme a las vocales suecas. Aviso, este post va a ser una castaña teórica pero no todo va a ser hablar de sitios bonitos y de las fiestas nacionales suecas, ¿no? El día a día aquí también tiene su lado oscuro, así que a leer ;D.

La fonética, el conjunto de sonidos de un idioma, cuando aprendemos a una lengua extranjera es como entrar por primera vez en una ciudad desconocida. Resulta difícil ubicar las cosas que te rodean e incluso te resulta difícil ubicarte a ti mismo. Todo es desconocido y diferente. Estas dificultades aplicadas a los sonidos dependen en gran medida del origen del aprendiz y por eso, como española, me cuesta enormemente reconocer y reproducir los sonidos de las vocales suecas que no existen en nuestro abecedario o incluso diferenciar cómo suenan entre ellas (si un sueco me leyera se llevaría las manos a la cabeza: "¡pero si son completamente distintas!"... como si lo estuviera oyendo). Por ejemplo, me resulta muy complicado distinguir entre los sonidos de las siguientes vocales: A / Ä; I / Y; E / Ä; O / Å.  Aquí enlazo el alfabeto sueco para escuchar cómo se pronuncia cada letra y para que podáis entender mejor a lo que me refiero. 

Como mi oído es muy limitado y muy poco sensible a las pequeñas variaciones en la pronunciación de las vocales, me ha resultado útil acudir a la división soft/hard, es decir, vocales blandas y vocales duras. Esta imagen puede ayudar a entender la diferencia, hay que prestar atención al lugar  donde se produce el sonido (más atrás en el caso de las duras o hacia delante en las blandas), si probamos a generar los sonidos de las vocales fijándonos en esto, veremos que la posición de la lengua también varía, y es un poco más fácil aprender a distinguir por ejemplo la a (vocal dura) de la ä (vocal blanda).



Este tema de la colocación vocal te ofrece otros pequeños trucos para crear esos sonidos que en nuestra lengua materna no existen. Por ejemplo, la Y es considerada vocal en sueco pero ¿cómo distingue un español el sonido de la I? Pues otra vez, por la posición vocal. Para pronunciar la I colocaremos los labios con una sonrisa un tanto exagerada mientras que para la Y, pondremos los labios como si fuéramos a dar un beso. Esta explicación la encontré en un vídeo en inglés muy interesante de un canal de Youtube, Swedish2go, que repasa todo el alfabeto sueco y se adentra en el misterioso mundo de las vocales. Porque esto da mucho de sí, aún no he comentado nada sobre el aspecto principal de las vocales suecas, la gran noticia es que las hay largas y cortas. Y eso sí que es otro mundo, es la razón de que el sueco suene tan melódico, de hecho hay quien dice que los suecos no hablan, que cantan. Además es esencial dominarlo para poder hacerte entender en sueco. El que sea larga o corta, no solo afecta a la pronunciación de la vocal sino que también las consonantes que las preceden pueden variar.

Veamos algunos ejemplos de vocales largas y cortas, pinchando sobre las palabras se oirá el audio. 
NOTA: *Suelen ser vocales cortas cuando van seguidas de dos consonantes.

Vila (descanso) // Villa (chalé)

hat (odio) //hatt (sombrero)

tak (techo) // tack (gracias)

Aquí enlazo una demostración tanto del sonido de las vocales como su distinción entre largas y cortas. Hay que pinchar sobre las letras para oirlo. 

Y después de este rollo tremendo y teórico que acabo de soltar para aburrimiento de personal (eso sí, todo en versión de andar por casa), propongo una imagen graciosa (o ridícula, según se mire) para terminar. Bueno, será más bien una imagen mental: dos pobres españolitos en la cocina de un apartamento digamos en Sundsvall, por ejemplo, poniendo muecas de lo más raritas en sus caras mientras intentan pronunciar la i con una gran sonrisa o la y con un beso en sus versiones largas, cortas, etc. Y mientras, hacemos, digo… hacen la cena y se preguntan si realmente algún día serán capaces de hablar sueco de una forma medio decente.

P.D. El saber decir las vocales correctamente no será una condición indispensable para venir a visitarnos, que ya me estoy imaginando las excusas ;D.

No hay comentarios:

Publicar un comentario